Skip to content
09/05/2011 / José Luis (@iusufr)

Las democracias nominales


La deconstrucción democrática

Anfiteatro. Parque "Tierno Galván" de Madrid

El siglo XXI se basa en dos grandes falacias. La primera es considerar que en el otrora llamado “Mundo Libre”, esto es, en el occidente capitalista, la democracia es un estado ya alcanzado y maduro; un estado que ya no es preciso ni mejorar ni proteger; una arcadia política donde cualquiera puede aspirar por medios no violentos a todo tipo de derechos.

La segunda es considerar el concepto mismo de democracia como un todo absoluto e inmutable, sin matices ni diferencias; una realidad definida por su enunciado y no por su contenido. Sistemas políticos y modelos de participación social tan dispares como el de Rusia, México o Islandia pueden, así, agruparse bajo una misma descripción.

No hay duda de que, durante décadas, ambas “confusiones” resultaron útiles. Frente a la amenaza del comunismo, del terrorismo independentista y de las tensiones en Oriente Próximo, las autoproclamadas “naciones desarrolladas” disfrutaron gracias a esas democracias nominales de estabilidad y de progreso.

Los ciudadanos occidentales, por un lado, se beneficiaron de significativas mejoras económicas por parte de los poderes tradicionales. Las familias vieron mejorados sus salarios, reconocidas una serie de prestaciones estatales (educación, sanidad…) y, con los recursos liberados, se convirtieron también ellas en consumidoras. El ascensor social empezó a funcionar, al menos a una escala limitada pero suficiente en comparación con tiempos pasados.

El capital, por su parte, obtuvo la tan ansiada paz social. En un momento marcado por la fuerte demanda mundial de bienes y servicios, sólo la creación de empleo podía garantizar la producción y asegurar la mejora creciente de beneficios. Eso y una serie de concesiones sociales que evitaran revoluciones obreras como las surgidas al albur de la primera industrialización.

Se necesitaban trabajadores felices, incluso a costa de ceder recursos privados a la sostenibilidad del sistema público y tolerar ciertas libertades.

La caída del Muro de Berlín y, con él, de las amenazas propias de la Guerra Fría, dieron carta blanca a la deconstrucción de esas democracias nominales. No quedaba nadie sin convencer, así que, ¿por qué seguir sufragando el modelo?

Hacía falta, y ese es el estado en el que nos encontramos ahora, de levantar anclas, de anular las cesiones y de pedir la devolución del “préstamo” al Estado… un trabajo sencillo cuando no hay más que mantener el cascarón de esa superestructura creada… y cambiar el contenido.

La desideologización y el desclasamiento de la ciudadanía; el descrédito de las instituciones; el emponzoñamiento mediático de la actualidad; y el sabotaje de la economía social son procesos de involución movilizados de una u otra forma en esa tarea.

Su objetivo: convertir en aliados, paradójicamente, a los futuros perdedores, a los ciudadanos.

Anuncios

One Comment

Dejar un comentario
  1. Cris / May 27 2011 9:42 pm

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices en tu artículo, y ahora los ciudadanos somos los perdedores. El recorte de derechos “ofrecidos amablemente” por el capitalismo ha empezado, llegó su momento, y para nosotros es tarde, estamos todos metidos de una manera u otra dentro del sistema capitalista. No se como saldremos de esta, pero mientras no haya otro sistema alternativo al capital seguirán apretando, utilizando a gobiernos sea cual sea el color político, y mientras los ciudadanos seremos más pobres cuanto más ricos sean otros.
    Por cierto, tu nombre no parece muy acertado en estos tiempos (es broma 😉 )

    Me gusta tu blog, seguiré investigando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: